revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
Entrada122A08   menu2
índice 122-123
siguiente
anterior
PDF
 
     
Rafael Zepeda Hernández, Raúl Silva Santibañez,
Silvia Morales Chainé y Raúl Martín del Campo S.
     
               
               
Según el Informe Mundial sobre Drogas 2015, se estima
que 246 millones de personas (una de cada veinte en el planeta) de edades comprendidas entre los quince y sesenta y cuatro años, consumieron drogas ilícitas en 2013. Como lo indica este informe, “la magnitud del problema se hace más evidente si se tiene en cuenta que más de uno de cada diez consumidores de drogas es un consumidor problemático que sufre trastornos ocasionados por el consumo de drogas”. Sin embargo, como lo indica el mismo informe sólo 16.6% de consumidores de drogas problemáticos en el mundo tiene acceso a un tratamiento debido que en muchos países hay un déficit considerable en la prestación de servicios de salud.
 
A nivel nacional, la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes del año 2015 indica que la marihuana es la droga de principal consumo en esta población. La prevalencia del consumo de esta sustancia alguna vez en la vida alcanza 10.6% de los estudiantes (6.1% en secundaria y 18.1% en bachillerato) y la encuesta da cuenta de 62% del consumo de drogas ilegales y de prescripción médica en esta población. Lo anterior supone un gasto importante para los sistemas de salud pública en lo que respecta a la prevención, el tratamiento y la atención de los trastornos relacionados con el consumo de drogas y sus consecuencias para la salud.
 
La Organización Mundial de la Salud en 2011 recomendó para consumidores que hacen uso o abuso de alguna sustancia los “programas de intervención breve”, que combinan la identificación temprana de personas en riesgo para el consumo de drogas y la oferta de tratamiento basado en la Teoría del aprendizaje social. Ésta plantea que el consumo de alcohol o drogas son conductas que se aprenden y que pueden ser cambiadas mediante nuevas situaciones de aprendizaje en las cuales los sujetos adquieren un papel activo en el cambio de su consumo de alcohol o cualquier otra droga.
 
Internacionalmente se ha evaluado la efectividad de las intervenciones breves en el área de las adicciones; por ejemplo, en 2012 Alexandre Fachini y sus colaboradores realizaron un análisis de dieciocho ensayos clínicos en los que incluyeron estudios que utilizaron tres condiciones de tratamiento: 1) el uso de técnicas de entrevista motivacional y retroalimentación personalizada; 2) la intervención breve cara a cara; y 3) la comparación con grupo control o intervención alternativa. Después de un seguimiento de doce meses se mostró una reducción significativa en el consumo de sustancias y los problemas relacionados con el consumo en comparación con los participantes de los grupos control, concluyendo entonces que las llamadas “intervenciones breves” constituyen una estrategia efectiva para la prevención y tratamiento de las adicciones.
 
En México, en 2010, la investigadora en comportamientos adictivos Kalina Martínez y sus colaboradores evaluaron las intervenciones breves en tres grupos consumidores de alcohol: 1) una intervención breve de cinco sesiones en las cuales se discutieron los costos y beneficios del consumo, se estableció una meta de consumo, se identificaron sus principales situaciones de consumo, se planearon acciones para enfrentarlas, se analizó el impacto del consumo de alcohol en sus metas de vida, se revisó el progreso de los adolescentes en cuanto a la meta elegida y se programaron sesiones de seguimiento; 2) un consejo breve en una sesión individual de noventa minutos, en donde se le entregó al adolescente un folleto con resultados de su evaluación, el joven estableció una meta de cambio en su consumo y se elaboraron estrategias que favorecieran el logro de su meta; y 3) un grupo control en lista de espera.
 
Cada grupo se evaluó en dos niveles: adolescentes en zonas urbanas y rurales. Los grupos de intervención breve y de consejo breve quedaron finalmente conformados cada uno por veinte adolescentes, de los cuales diez pertenecían a zona rural y diez a zona urbana; y el grupo control se conformó con dieciocho adolescentes (nueve de cada zona). El equipo de investigación de Kalina Martínez encontró que los adolescentes de zonas rurales que recibieron la intervención breve inicialmente consumian un promedio de 44 copas estándar y en los seguimientos a los tres y seis meses su consumo fue de once y cinco copas estándar, respectivamente. Los adolescentes que recibieron el consejo breve presentaron un consumo promedio de alcohol de 45 copas estándar en la línea base, catorce durante el seguimiento a tres meses y de trece copas durante el seguimiento a seis meses. Los adolescentes del grupo control consumieron 45 copas estándar en la línea base, 61 copas en el seguimiento a tres meses y 51 copas estándar en el seguimiento a seis meses. Los autores concluyeron que se observó una reducción del consumo de alcohol en los adolescentes mediante ambas intervenciones, sin diferencias significativas de la zona que habitan con respecto al grupo control.
 
Por su parte, en 2007, Barragán y colaboradores utilizaron una intervención breve en veinte usuarios de ambos sexos, mayores de dieciocho años, con dependencia al alcohol o drogas. Se evaluaron nueve variables: autoeficacia, precipitadores del consumo, ansiedad, depresión, rehusarse al consumo, solución de problemas, comunicación, satisfacción cotidiana y consumo, antes y después del tratamiento. La intervención incluyó el análisis funcional de las conductas de consumo y alternativa, el muestreo de abstinencia, habilidades para rehusarse al consumo, metas de vida cotidiana, solución de problemas, comunicación, autocontrol de las emociones, consejo marital, habilidades recreativas, búsqueda de empleo y prevención de recaídas. Los resultados indican que dieciocho de los veinte usuarios disminuyeron su cantidad y frecuencia de consumo al orientarse hacia la abstinencia.
 
El caso de México
 
A partir de los resultados observados en los estudios mexicanos sobre la efectividad de las intervenciones breves, en el ámbito nacional se consideró la necesidad de diseminar las estrategias y procedimientos que permiten transferir el conocimiento de la práctica basada en la evidencia a los escenarios reales, como lo señala Silvia Morales. En el caso de México se estableció la Red Nacional de Centros de Atención a las Adicciones fundamentada en intervenciones breves; sin embargo, a pesar de la amplia difusión de éstas para la atención a las adicciones, un fenómeno que no ha sido abordado es el de las características asociadas a la deserción de los programas de atención, lo cual podría repercutir de manera considerable en la eficacia de los tratamientos.
 
La deserción es definida como el hecho de suspender el tratamiento recomendado antes de completarlo. Uno de los factores más consistentemente relacionados con resultados favorables en el tratamiento de las adicciones es la finalización del mismo. Es decir, con la conclusión del tratamiento planeado se observa un mayor porcentaje de usuarios que alcanzan la abstinencia sostenida, bajas tasas de criminalidad, menor número de recaídas y altos niveles de empleo.
 
Como parte del estudio se ha analizado la encuesta del Sistema de Monitoreo de Tratamientos de Drogas del Reino Unido para comprender los factores que explican los niveles de deserción, en la cual se encontró que las personas con un nivel socioeconómico alto tienen más probabilidades de abandonar el tratamiento que aquellos de nivel bajo, pero que este efecto varía significativamente de acuerdo con la edad del individuo, es decir, mientras menor edad entonces mayor abandono; y se halló también que el resultado se modifica en lo relacionado al tipo de sustancias, ya que entre los usuarios de alcohol existen menos probabilidades de abandonar el tratamiento que entre los usuarios de opiáceos o de estimulantes. En estudios de 2015 se observó que los principales motivos de deserción de un tratamiento de adicciones en adolescentes fueron la interacción antagónica entre los usuarios y el personal de la institución, y las percepciones negativas de los usuarios sobre la conclusión del mismo o la retención de un tratamiento más largo.
 
En cuanto a características demográficas, el factor más relacionado con la permanencia en el tratamiento es la edad, ya que es significativamente más probable que abandonen el tratamiento los adultos jóvenes (dieciocho a veinticinco años), en comparación con los adultos de mayor edad (veintiseís o más). Esta diferencia es independiente de otras características demográficas, como la severidad del consumo.
 
En 2013 se revisaron estudios sobre los factores de riesgo asociados a la deserción del tratamiento de adicciones. Se buscó en siete bases de datos (medline, Psychinfo, Embase, eric, Sociological Abstracts, Cochrane e isi Web of Science) y de 3 771 estudios publicados entre los años 1992 y 2013 se seleccionaron 122 mediante criterios de exclusión, como el que la mayoría de la población tuviera una seria condición física, que la institución tomara la decisión de que se deje el tratamiento, que el objetivo fuera reducir la deserción. Esta selección incluyó 199 331 participantes en total, y se concluyó que la mayoría de los factores demográficos son irrelevantes como predictores de deserción, a excepción de la temprana edad; sin embargo se sugiere que los aspectos demográficos se deben tomar en cuenta como factores moderadores. Otros aspectos consistentes fueron la baja alianza terapéutica, la disfunción cognitiva y los trastornos de personalidad antisocial e histriónica. Los autores recomendaron incluir descripciones más exhaustivas de diseños y procedimientos, así como reportar los tamaños de los efectos de manera que sea posible la comparación.
 
Tomando en cuenta que la finalización del tratamiento se asocia con resultados favorables y que en México poco se sabe sobre los factores asociados a la deserción de las intervenciones breves implementadas, el estudio aquí presentado tuvo como objetivo explorar y describir las características de los usuarios de sustancias adictivas que desertaron de intervenciones breves en centros de atención de la República Mexicana. El fin es ayudar a reconocer a los participantes en diferentes programas de intervención breve que podrían estar en alto riesgo de no obtener los resultados deseados, así como a quienes necesitarían consideraciones adicionales durante su participación en los programas preventivos y evitar así la deserción en la medida de lo posible.
 
Breve descripción metodológica
 
Se efectuó un muestreo aleatorio representativo de 2 935 usuarios que desertaron de programas de intervención breve para el consumo de sustancias adictivas en instituciones públicas en Mexico (cuadro 1): 1) Intervención breve para bebedores problema; 2) Programa de intervención breve para adolescentes; 3) Tratamiento breve para usuarios de cocaína; 4) Intervención breve para usuarios de marihuana; 5) Programa de prevención de recaídas; 6) Programa de satisfactores cotidianos; 7) Intervención breve motivacional para fumadores. El promedio de edad de los participantes fue de veintitrés años. Es de destacar que la mayoría (47%) posee un nivel educativo de secundaria, 75% de sexo masculino, 70.3% predominante solteros y 47.8% tenían como actividad principal el estudio. Asimismo, 46.1% de los participantes se encontraban en el Programa de intervención breve para adolescentes, seguido por el de Intervención breve para bebedores problema con 17.5%; el que tenía el menor número era el de Tratamiento breve para usuarios de cocaína, con 3.5% de usuarios.
 

Cuadro01 122A08
Cuadro 1. Distribución de participantes por programa de intervención breve y por estado de la República. 1: Intervención breve para bebedores problema; 2: Programa de intervención breve para adolescentes; 3: Tratamiento breve para usuarios de cocaína; 4: Intervención breve para usuarios de marihuana; 5: Programa de prevención de recaídas; 6: Programa de satisfactores cotidianos; 7: Intervención breve motivacional para fumadores.

Como instrumento de estudio se empleó una entrevista de seguimiento del usuario, semiestructurada con cuarenta y dos reactivos organizados en dos secciones: la primera conformada por datos suministrados por el usuario en forma de entrevista (información general; patrón de consumo de alcohol, tabaco o drogas; y preguntas sobre la intervención); la segunda basada en información suministrada por el usuario en forma autoaplicada respecto de la evaluación del tratamiento, cuyo instrumento comprendía reactivos con diferentes opciones de respuesta: dicotómicas (1), con opción múltiple y única respuesta (8), preguntas con opción múltiple y múltiple respuesta (4), opciones tipo Likert (20) y respuesta abierta (9).
 
El estudio fue de tipo exploratorio, descriptivo y transversal, y tuvo cuatro fases: 1) programación en plataforma de las instrucciones para la aplicación del instrumento; 2) selección de los aplicadores; 3) recolección de la información; y 4) análisis de resultados.
 
En la primera fase se diseñó el módulo de seguimiento mediante la plataforma Moodle, conformado por una breve introducción, descripción del objetivo general, desarrollo de dos temas (antecedentes y forma de aplicación del instrumento) y referencias bibliográficas.
 
En cuanto a los temas, en la sección de los antecedentes se explicaron las razones de realizar el seguimiento, las propuestas prácticas para llevarlo a cabo, las medidas a obtener, así como las actividades y las recomendaciones a realizar durante el mismo. En la sección de la aplicación se describió la estructura del instrumento, así como las indicaciones generales para la recolección de la información; ahí mismo se propuso un ejercicio de aplicación del instrumento a modo de práctica y un foro donde se comentaron dudas e inquietudes.
 
La segunda fase consistió en la selección de los aplicadores quienes, una vez ejercitada la aplicación del instrumento, colaboraron con el levantamiento del mismo en sus comunidades, seleccionando participantes de los programa de intervención breve que aparecieran como inconclusos en la base de datos.
 
La tercera fase consistió en la aplicación del instrumento de seguimiento en una entrevista cara a cara o vía telefónica con los usuarios, cada una de éstas duró dos horas.
 
La última fase consistió en capturar los datos para el análisis descriptivo mediante un programa estadístico. Como los participantes seleccionados tenían una intervención breve inconclusa fueron clasificados en cuatro grupos según la etapa de deserción: evaluación, intervención, término y seguimiento.
 
Los más susceptibles de desertar
 
Existe una relación entre estado civil, sexo, ocupación y nivel escolar de los participantes y la etapa en que dejaron de asistir (cuadro 2). La mayor parte de los que dejó de asistir era soltera y lo hizo en la etapa de intervención (40%), hombres en su mayoría (44.3%). En cuanto a la ocupación, la mayoría era estudiante y dejó el tratamiento en la etapa de término (57.8%), seguidos de quienes tenían un trabajo de tiempo completo pero que abandonaron en la etapa de evaluación (32.3%). Finalmente, por nivel escolar, la mayoría tenía secundaria (25%) y dejaron el tratamiento en la etapa de intervención.

Cuadro02 122A08
Cuadro 2. Porcentaje de usuarios según la etapa en la que dejaron de asistir y la relación con el estado civil, sexo, ocupación y escolaridad.

 
De los participantes que lograron una reinserción escolar, la mayoría (15.4%) dejó de asistir al tratamiento en la etapa de intervención, regresando a sus estudios (cuadro 3); mientras aquellos que consiguieron una reinserción laboral, en su mayoría lo abandonaron en la etapa de intervención (17.1%).
 
Cuadro03 122A08
Cuadro 3. Porcentajes de reinserción escolar y laboral con relación a la etapa en la que los participantes del estudio dejaron de asistir.


Si tomamos como punto de análisis el tipo de sustancia consumida al momento de la entrevista, existe una mayor proporción de participantes que abandonaron el tratamiento durante la intervención que consumían alcohol, seguida de los que usaban tabaco. No obstante, cabe notar que un alto porcentaje de participantes reportaron no consumir más la sustancia de impacto por la que asistieron al tratamiento en el momento de su deserción, sea cual fuera la etapa (cuadro 4).
 
Cuadro04 122A08
Cuadro 4. Distribución en porcentajes de los participantes según el tipo de sustancia consumida al momento de la entrevista en función del momento de la deserción, en todos los participantes del estudio.


Mejorar los programas
 
Como se puede apreciar, los usuarios de los programas de intervención breve contra las adicciones que desertaron lo han hecho, en un alto porcentaje, al dejar de consumir la sustancia de impacto, y en su gran mayoría eran adolescentes que se iniciaban en el consumo de sustancias psicoactivas. Asimismo, un alto porcentaje de usuarios de alcohol mayores de edad desertaron de los programas durante la intervención. Estos datos muestran que los usuarios que han desertado de los programas de intervención breve se distribuyen de manera similar a como ha sido señalado en otros estudios en el mundo: son usuarios principalmente de nivel secundaria y bachillerato y solteros. En el caso mexicano, de manera particular, los usuarios que no concluyeron el tratamiento resultaron ser estudiantes y trabajadores de tiempo completo.
 
Así, nuestros datos parecen indicar que, al igual que en el resto del mundo (tal y como lo reportan Beynon, Brorson, SchumanOlivier y colaboradores en diferentes estudios), la deserción es un fenómeno caracterizado por una minoría de edad, es decir, a menor edad, mayor abandono; pero lo está también por una menor escolaridad.
 
Sin embargo, cabe señalar que no se conoce la manera como estas características sociodemográficas actúan sobre factores como la relación terapeutausuario, la motivación y las expectativas, entre otros. Aparentemente, tanto la condición laboral como la escolar de tiempo completo pudieran estar desempeñando un papel primordial en la toma de decisiones para abandonar un programa de tratamiento, de modo que sería fundamental que nuevos estudios describieran si las características de dichos adolescentes, tales como la motivación para asistir al tratamiento, las expectativas acerca de los resultados del tratamiento, las experiencias positivas reportadas con respecto del personal, así como su propio cese en el consumo, se encuentran asociadas con el seguir o no con el tratamiento.
 
Los principales motivos de deserción de adolescentes en un tratamiento de adicciones pueden estar relacionados con la alianza entre usuarios y personal de la institución, así como con las percepciones negativas que los adolescentes puedan tener sobre la conclusión del mismo y la permanencia en un tratamiento más largo. Nótese que una mayoría de los participantes desertaron del tratamiento durante la intervención, esto es, una vez superada la fase de evaluación. A partir de esto, surge la necesidad de identificar el papel mediador de las características sociodemográficas sobre factores como la alianza terapéutica, la disfunción cognitiva, la historia de consumo y el propio logro en la meta de tratamiento, a saber: la abstinencia o la reducción del consumo.
 
Finalmente, los resultados parecen indicar que la deserción de las intervenciones breves estuvo asociada con el hecho de haber regresado a los estudios e inclusive, en un porcentaje importante, con el cese del consumo de drogas. Sin embargo, este estudio exploratorio y descriptivo sólo permite vislumbrar vías de futuras investigaciones sobre los factores motivacionales y las características de consumo que se asocian con el termino del tratamiento por parte de los usuarios, sin la consideración de su conclusión por parte del profesional. Estudios adicionales deberán medir el nivel de dosis oportuna en los procedimientos de cambio conductual que requiere utilizar el profesional para promover en el usuario la recuperación de la abstinencia, para mantenerla e incluso para lograr recobrar un estilo de vida saludable como efecto del consejo y la intervención breve. Queda aún mucho por hacer.
 
     
Referencias Bibliográficas

Barragán, Lydia, et al. 2007. “Modelo integral de satisfacción cotidiana en usuarios dependientes de alcohol y otras drogas”, en Salud Mental, vol. 30, núm. 3, pp. 29-38.
Beynon, Caryl M., Alison M. McMinn y Adam J. Marr. 2008. “Factors predicting drop out from, and retention in, specialist drug treatment services: a case control study in the North West of England”, en BMC Public Health, vol. 8, núm. 149.
Brorson, H., et al. 2013. “Drop-out from addiction treatment: a systematic review of risk factors”, en Clinical Psychology Review, vol. 33, núm. 8, pp. 1010–1024.
Chen, Gila, et al. 2015. “Why Do Adolescents Drop Out of a Therapeutic Community for People With Drug Addiction?”, en Journal of Child and Adolescent Substance Abuse, vol. 25, núm. 1, pp. 65-77.
Echeverría, Leticia, et al. 2005. Manual de detección tem-prana e intervención breve para bebedores problema. unam-conadic, México.
Fachini, Alexandre, et al. 2012. “Efficacy of brief alcohol screening intervention for college students (basics): a meta-analysis of randomized controlled trials”, en Substance Abuse Treatment, Prevention and Policy, vol. 7, núm. 40.
Martínez, Kalina, et al. 2010. “Evaluación experimental de dos intervenciones breves para la reducción del consumo de alcohol de adolescentes”, en Revista Mexicana de Análisis de la Conducta, vol. 36, núm. 3, pp. 35-53.
Morales, Silvia. 2012. “Las habilidades metodológicas y conceptuales en el quehacer cotidiano de la ciencia del comportamiento”, en Revista Mexicana de Investigación en Psicología, vol. 4, núm. 2, pp. 126-129.
Schuman-Olivier, Z., et al. 2014. “Emerging adult age status predicts poor buprenorphine treatment retention”, en Journal of Substance Abuse Treatment, vol. 47, núm. 3, pp. 202–212.
Zepeda, Rafael. 2016. Características sociodemográficas en la deserción de las intervenciones breves contra las adicciones. Tesis, Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Psicología, México.

EN LA RED

goo.gl/P5OQy3
goo.gl/SBcvdZ

     

     
Rafael Zepeda Hernández
Facultad de Psicología,
Universidad Nacional Autónoma de México.

Es licenciado en psicología por la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la UNAM. Llevó a cabo intervenciones breves contra las adicciones desde el enfoque cognitivo-conductual y ha impartido talleres en el Centro de Prevención en Adicciones Dr. Héctor Ayala Velázquez. Está por obtener el grado de maestro en el Programa de Maestría con Residencia en Psicología de las Adicciones. Actualmente colabora en la Coordinación de Centros de Formación para la Atención e Investigación en Psicología de la Facultad de Psicología de la unam.


Raúl Ávila Santibañez
Facultad de Psicología,
Universidad Nacional Autónoma de México.

Es profesor titular c de tiempo completo definitivo en la Facultad de Psicología de la UNAM. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores, nivel I. En sus treinta y cinco años de antigüedad ha impartido más de trescientos cursos de licenciatura, maestría y doctorado. Es conferencista en congresos nacionales e internacionales.


Silvia Morales Chainé
Facultad de Psicología,
Universidad Nacional Autónoma de México.

Es licenciada en sicología por la UNAM y sus estudios de maestría los hizo en psicología de las adicciones y los del doctorado en el análisis experimental del comportamiento. Es la responsable académica de la maestría en Psicología de las Adicciones, de la Especialización en Promoción de la Salud y prevención del comportamiento Adictivo y Coordinadora de Centros de Formación para la atención e investigación en Psicología de la misma Facultad. Ha participado en conferencias binacionales México-Estados Unidos por la Oficina del Control Nacional de drogas de la presidencia de los Estados Unidos. Es miembro del sni, nivel i. Sus líneas de investigación son el proceso de entrenamiento de recursos humanos en estrategias metodológicas-conceptuales, de la impulsividad y la propensión al riesgo en usuarios de marihuana, cocaína y tabaco y las prácticas de crianza para el cambio conductual en niños.

Raúl Martín del Campo Sánchez
Facultad de Psicología,
Universidad Nacional Autónoma de México.

Es licenciado en psicología por la Universidad Autónoma de Aguascalientes. Realizó su maestría en psicología de la salud con residencia en Psicología de las adicciones en la unam. Cuenta con dieciocho años de experiencia en prevención y tratamiento de adicciones. Ha laborado en el conadic. Participó en el desarrollo inicial del Modelo de los Centros de Atención Primaria a las Adicciones. De 2007 a 2011 fundó y dirigió el Instituto Mexiquense contra las Adicciones. También participó con la Universidad de Texas y la Universidad Johns Hopkins en diversas investigaciones relacionadas con el diagnóstico epidemiológico del consumo de sustancias adictivas en el Estado de México. Actualmente funge como Director General en la Comisión Nacional contra las Adicciones.
     

     
 
cómo citar este artículo
 
Zepeda Hernánez, Rafael, Raúl Ávila Santibañez, Silvia Morales Chainé y Raúl Martín del Campo Sánchez. 2017. Las dificultades en el tratamiento de la adicción a las drogas. Aspectos sociodemográficos del abandono de las terapias. Ciencias, núm. 122-123, octubre 2016-marzo, pp. 90-99. [En línea].
     

 

 

de venta en copy
Número 136
número más reciente
 
136I

   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
Está aquí: Inicio revistas revista ciencias 122-123 Las dificultades en el tratamiento de la adicción a las drogas: aspectos sociodemográfico del abandono de las terapias
Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Ciencias
Departamento de Física, cubículos 320 y 321.
Ciudad Universitaria. México, D.F., C.P. 04510.
Télefono y Fax: +52 (01 55) 56 22 4935, 56 22 5316


Trabajo realizado con el apoyo de:
Programa UNAM-DGAPA-PAPIME número PE103509 y
UNAM-DGAPA-PAPIME número PE106212
 ISSN:0187-6376

Indice-RM

Responsable del sitio
Laura González Guerrero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Asesor técnico:
e-marketingservices.com
facebooktwitteryoutube

cclCreative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons
Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 United States License