revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
  1 12  
  del archivo  
     
De Neuros y otros seres fantásticos
 
 
Ramón Aureliano A.
conoce más del autor
         
HTML ↓ PDF ←Regresar al índice artículo siguiente→
         
         
         
De­le cual­quier co­sa a leer o a mi­rar, es­tu­dio
ári­do o ri­sue­ño. Se apa­sio­na­rá por to­do lo
que le sea nue­vo. Sen­ci­lla­men­te se sor­pren­de­rá
de no ha­ber vi­vi­do aún en aquel sen­ti­do, y
tra­du­ci­rá el pla­cer de su des­cu­bri­mien­to ba­jo
una for­ma cual­quie­ra, sin ha­ber de­ja­do de ser
él mis­mo
[...] Ha­bías pen­sa­do qui­zás de­ma­sia­do en la
Lu­na, don­de nada nos se­ña­la to­da­vía la
pre­sen­cia de vi­da or­gá­ni­ca.
Más val­dría pen­sar en esa su­ce­sión de mag­ní­fi­cos
alum­bra­mien­tos a los que sin ra­zón se lla­ma las
ra­zas per­di­das, co­mo si al­go pu­die­ra per­der­se
en el uni­ver­so, y co­mo si to­da vi­da nue­va no
fue­ra la trans­fi­gu­ra­ción de ele­men­tos de la
vi­da an­te­rior.
 
Geor­ge Sand, Via­je a tra­vés del Cris­tal
Era sus­cep­ti­ble de ad­mi­ra­ción en­tu­sias­ta; pe­ro
pa­ra él la be­lle­za era un es­ta­do del ser
en re­la­ción con las con­di­cio­nes de su exis­ten­cia.
Caía en éx­ta­sis fren­te a los más ho­rri­bles
ani­ma­les de las épo­cas an­ti­di­lu­via­nas.
Se pas­ma­ba de go­zo fren­te a los dien­tes del
mas­to­don­te, y las fa­cul­ta­des di­ges­ti­vas
de ese mons­truo le arran­ca­ban llan­tos de
en­ter­ne­ci­mien­to. To­do era pa­ra él me­ca­nis­mo,
re­la­ción, ade­cua­ción y fun­ción.
 
 
George Sand, Via­je a tra­vés del Cris­tal
De­di­ca­do a la con­tem­pla­ción de esos vie­jos vo­lú­me­nes pol­vo­rien­tos, hú­me­dos por el lar­go pa­so de los años so­bre sus ho­jas y sus mu­lli­das pas­tas, to­ma­ba de otros au­to­res pa­re­ce­res en cu­rio­sas cues­tio­nes. Su­plien­do las ho­ras ver­ti­das en des­ve­los y pues­tas tras la po­si­ti­va vo­ca­ción de ras­trear por ca­lle­jue­las, ga­bi­ne­tes y otros lu­ga­res esos vie­jos vo­lú­me­nes que pa­re­cían es­tar es­pe­ran­do la mi­ra­da avie­sa que iden­ti­fi­ca­ra las des­leí­das mar­cas en sus lo­mos, me dí a la ta­rea de reu­nir no­ti­cias que hi­cie­ron fuer­za en mi ra­zo­na­mien­to, de las cua­les doy al­gu­nas a la luz pa­ra jui­cio del lec­tor in­te­re­sa­do.
 
Di­cen, co­mo sue­len na­rrar los vie­jos cuen­tos, las vie­jas cró­ni­cas o las opi­nio­nes an­ti­guas, que en Tie­rras Sep­ten­trio­na­les ha­bi­ta­ban los se­res lla­ma­dos “Neu­ros”, que se “con­ver­tían en cier­to tiem­po del año en lo­bos”, pues co­mo en aque­llas pro­vin­cias “ha­ya tan­tos en­can­ta­do­res y he­chi­ce­ros, tie­nen sus tiem­pos de­ter­mi­na­dos en que se jun­tan y ha­cen sus con­gre­ga­cio­nes y que pa­ra es­to to­dos to­man las fi­gu­ras de lo­bos, y aun­que no de­cla­ran la cau­sa por qué lo ha­cen, de creer es que tie­nen al­gún con­cier­to o pac­to con el de­mo­nio”. Pe­ro en los días en que es­ta gen­te se trans­fi­gu­ra —con­ti­núa el re­la­to— son tan­tos “los da­ños y ex­ce­sos que ha­cen, que los lo­bos ver­da­de­ros son man­sos en com­pa­ra­ción de ellos, y co­mo quie­ra que sea no hay que du­dar de que ha­gan es­ta trans­fi­gu­ra­ción” y co­mo prue­ba de ta­les ase­ve­ra­cio­nes se di­ce que un em­pe­ra­dor de Ru­sia que hi­zo “pren­der a uno que te­nía fa­ma de ser de los que se trans­fi­gu­ra­ban, lo hi­zo traer an­te sí me­ti­do en una ca­de­na, y pre­gun­tán­do­le si era ver­dad que po­día mu­dar su fi­gu­ra en lo­bo, él di­jo que sí”, y una vez con­su­ma­da la trans­fi­gu­ra­ción sa­lió de una pe­que­ña cá­ma­ra con­ver­ti­do en lo­bo, pe­ro co­mo aquel em­pe­ra­dor ha­bía so­li­ci­ta­do que lle­va­ran a su la­do dos enor­mes mas­ti­nes, es­tos le vie­ron, y te­nién­do­lo por ser ver­da­de­ro lo­bo hi­cie­ron pre­sa de él “sin que el des­ven­tu­ra­do pu­die­se va­ler­se ni de­fen­der­se”. Pe­ro nos he­mos re­mi­ti­do a es­te ca­so so­bre esa cla­se de se­res lla­ma­dos Neu­ros (cu­yas no­ti­cias re­mon­tan al­gu­nos a los es­cri­tos de So­li­no, Pli­nio y Pom­po­nio Me­la) sin po­der de­cir na­da so­bre su na­tu­ra­le­za, y es que en es­tos ca­sos tam­bién se da la apa­ri­ción del fac­tor hu­ma­no, co­mo lo mos­tra­mos en la si­guien­te no­ti­cia.
 
Se di­ce que, ha­ce no mu­cho tiem­po, en el rei­no de Ga­li­cia en­con­tra­ron un hom­bre que an­da­ba va­gan­do por los mon­tes ex­tra­ña­men­te cu­bier­to con una piel de lo­bo, y que cuan­do ha­lla­ba en su ca­mi­no a al­gún mo­zo pe­que­ño lo ma­ta­ba, y co­mo era mu­cho el da­ño que ha­cía, va­rios al­dea­nos se de­ci­die­ron a ca­zar­le. Lo­gra­ron su co­me­ti­do, y cuan­do lo pren­die­ron no­ta­ron que era un hom­bre y lo pu­sie­ron en una cár­cel. A pe­sar de que le in­fli­gie­ron va­rios tor­men­tos só­lo lo­gra­ron es­cu­char­le pa­la­bras que pa­re­cían dis­pa­ra­tes. Por ali­men­to so­lo co­mía car­ne cru­da, y “mu­rió an­tes de que hi­cie­ran jus­ti­cia de él”. Se tie­ne por his­to­ria pro­ba­da, o al me­nos exis­ten mu­chas no­ti­cias de ello, que hay hom­bres que pue­den lo­grar una o va­rias trans­fi­gu­ra­cio­nes, hom­bres que se mues­tran en for­ma de ani­ma­les pa­ra uti­li­zar de lo que en “el pa­sa­do usa­ba” o ac­tuar co­mo el ani­mal del cual to­ma­ban su for­ma. Pe­ro de­je­mos has­ta aquí es­ta par­te de la his­to­ria.
 
 
 
 
Sa­be­mos de es­cri­tos cu­rio­sos, co­mo Pro­di­gios de la Na­tu­ra­le­za, Ho­jas, o las muy co­no­ci­das Re­la­cio­nes, que abun­dan en no­ti­cias co­mo las an­te­rio­res. Aten­dien­do a su co­pio­sa im­pre­sión po­de­mos ver grue­sos vo­lú­me­nes com­ple­ta­dos con sus pá­gi­nas. No­ti­cias pa­ra pa­sar de ma­no en ma­no o ser es­cu­cha­dos en pla­zas a la con­vo­ca­to­ria de una cam­pa­ni­lla que les anun­cia­ra. Su­ce­sos rea­les, mi­li­ta­res, ac­tos, fies­tas, pro­ce­sio­nes de la Igle­sia o de las mo­nar­quías ocu­pan en gran me­di­da la tin­ta de esas Ho­jas, le si­guen des­di­chas de la na­tu­ra­le­za co­mo te­rre­mo­tos o na­ci­mien­tos de los lla­ma­dos “mons­truos”, que acom­pa­ñan a las re­la­cio­nes de apa­ri­cio­nes, mi­la­gros y de­más por­ten­tos, co­mo la Re­la­ción ver­da­de­ra de un par­to mons­truo­so na­ci­do en la ciu­dad de Tor­to­sa en 1634: “ella es­ta­ba pre­ña­da de ocho me­ses, y por es­tar en­fer­ma la pu­sie­ron en una ca­ma, y el si­guien­te día fies­ta del An­gé­li­co Doc­tor San­to To­más de Aqui­no, avien­do con­fe­sa­do, y co­mul­ga­do le to­ma­ron do­lo­res de par­to en­tre las diez y las on­ze del día, y a los tres quar­tos pa­ra las do­ze pa­rió la cria­tu­ra, cu­ya fi­gu­ra se vé pin­ta­da”.
 
La Re­la­ción des­cri­be a es­te ser co­men­zan­do por la par­te de ade­lan­te, pa­ra des­pués pa­sar a la par­te de la es­pal­da y la des­crip­ción del in­te­rior. Las dos ca­be­zas “tan bien po­bla­das de ca­be­llo co­lor cas­ta­ño, co­mo la que mas, con dos ros­tros mui her­mo­sos con tan­ta per­fec­cion que pa­re­cia […] dos te­te­zue­las en el de­ba­xo del pe­cho te­nía la ba­rri­ga con­for­me cual­quier cuer­po hu­ma­no, y en el su om­bli­go, y en el sue­lo del vien­tre, y en su lu­gar te­nia la se­ñal, por el cual mos­tra­ba ser de se­xo fe­me­ni­no, aun­que no con la pro­por­cion devi­da, por­que pa­re­cia ser de pe­rra buel­ta al re­bes”.
 
Vuel­ta de es­pal­das “mos­tra­ba es­tar los dos cuer­pos jun­ta­dos por los la­dos, el uno el la­do de­re­cho jun­ta­va con el iz­quier­do del otro, y mos­tra­va te­ner dos es­pi­na­zos, y en ca­da uno asen­ta­ba su ca­be­za, y ba­xan­do por aba­xo se iban jun­tan­do los dos es­pi­na­zos, y ve­nian a ha­zer co­mo dos ca­na­les, y al ca­bo del uno avia una co­le­zi­lla, o ra­bi­llo co­mo un gra­no de al­men­dra no mui gran­de”.
 
El 8 de mar­zo se “jun­ta­ron pa­ra ha­zer ana­to­mia des­te cuer­po el Doc­tor Lo­ren­zo Ro­meu, y el Doc­tor Fran­cis­co Re­vull y Mo­sen Iay­me Mi­ro ci­ru­ja­no”, lo “abrie­ron, y ha­lla­ron que el om­bli­go acu­dia al hi­ga­do, el qual hi­ga­do es­ta mui gran­de pa­ra lo que era el cuer­po, y ha­lla­ron un co­ra­zón atra­ve­sa­do en el pe­cho y que de ca­da ca­be­za ba­xa­va una tra­qui­ar­te­ria, y ve­nia a pa­rar á ca­da la­do del co­ra­zón­…
 
vie­ron­se es­tos pro­di­gios de na­tu­ra­le­za”.
Referencias bibliográficas
 
Las no­ti­cias so­bre los Neu­ros pro­ce­den de An­to­nio de Tor­que­ma­da, Jar­dín de Flo­res Cu­rio­sas.
Ala­ba­do sea el san­tis­si­mo sa­cra­men­to, y la lim­pieza de la pu­ra y la lim­pia Con­cep­ción­… Re­la­ción ver­da­de­ra de un par­to mons­truo­so na­ci­do en la ciu­dad de Tor­to­sa­… Ma­drid, He­re­de­ros de la viu­da de Pe­dro de Ma­dri­gal, 1634.
Ramón Aureliano Alarcón
Instituto Mora
 _______________________________________________________________

como citar este artículo

Aureliano Alarcón, Ramón. (2003). De Neuros y otros seres fantásticos. Ciencias 72, octubre-diciembre, 54-56. [En línea]


de venta en copy
Número 136
número más reciente
 
136I

   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
Está aquí: Inicio revistas revista ciencias 72 De Neuros y otros seres fantásticos
Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Ciencias
Departamento de Física, cubículos 320 y 321.
Ciudad Universitaria. México, D.F., C.P. 04510.
Télefono y Fax: +52 (01 55) 56 22 4935, 56 22 5316


Trabajo realizado con el apoyo de:
Programa UNAM-DGAPA-PAPIME número PE103509 y
UNAM-DGAPA-PAPIME número PE106212
 ISSN:0187-6376

Indice-RM

Responsable del sitio
Laura González Guerrero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Asesor técnico:
e-marketingservices.com
facebooktwitteryoutube

cclCreative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons
Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 United States License