revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
1 12
     
¿Cuánta agua pasa por mi casa?
 
Gabriel Ramos Fernández
conoce más del autor
     
     
HTML PDF

   
     
 
 
 
To­do pa­re­ce in­di­car que nos en­ca­mi­na­mos ha­cia una cri­sis de agua. Ac­tual­men­te los se­res hu­ma­nos uti­li­za­mos 54% del agua dul­ce ac­ce­si­ble en la su­per­fi­cie. Si con­si­de­ra­mos el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal y la ma­yor de­man­da de re­cur­sos, es­ta pro­por­ción po­dría au­men­tar a 75% en 2025, al ne­ce­si­tar­se 20% más de agua pa­ra irri­ga­ción y 80% más pa­ra usos in­dus­tria­les y do­més­ti­cos. Es­tos pro­me­dios glo­ba­les es­con­den al­go que po­dría ser más gra­ve, que la dis­tri­bu­ción del agua en el pla­ne­ta es muy de­si­gual: 40% de la po­bla­ción mun­dial vi­ve en cuen­cas hi­dro­ló­gi­cas con es­ca­sez de agua. Por otro la­do, las ta­sas de de­fo­res­ta­ción ac­tua­les (en las que Mé­xi­co ocu­pa el po­co hon­ro­so se­gun­do lu­gar en Amé­ri­ca La­ti­na, des­pués de Bra­sil) preo­cu­pan, en­tre otras co­sas, por el efec­to que pue­den te­ner so­bre la in­mi­nen­te es­ca­sez de agua.
 
 
El agua y la de­fo­res­ta­ción
 
 
En es­te con­tex­to la re­la­ción en­tre los bos­ques y el agua ejem­pli­fi­ca uno de los di­le­mas que en­fren­tan los cien­tí­fi­cos de hoy: ¿qué tan­to sa­be­mos so­bre un fe­nó­me­no en par­ti­cu­lar co­mo pa­ra apli­car es­te co­no­ci­mien­to? ¿Con qué gra­do de cer­te­za po­dría­mos pre­de­cir lo que le pa­sa­ría al agua que flu­ye en un eco­sis­te­ma al trans­for­mar­lo?
 
A pri­me­ra vis­ta el pa­so del agua por un eco­sis­te­ma bos­co­so no pa­re­cie­ra te­ner ma­yo­res com­pli­ca­cio­nes. El agua de llu­via es in­ter­cep­ta­da por di­fe­ren­tes com­par­ti­mien­tos en su pa­so ha­cia los acuí­fe­ros sub­te­rrá­neos o ha­cia los océa­nos. En ca­da uno de es­tos com­par­ti­mien­tos el agua pue­de ser re­te­ni­da por di­fe­ren­tes tiem­pos o des­pla­zar­se en el es­pa­cio, co­mo lo ha­ce en el cur­so de los ríos. Tam­bién pue­de eva­po­rar­se y re­gre­sar a la at­mós­fe­ra. En el ca­so de un bos­que los ár­bo­les fun­cio­nan co­mo un com­par­ti­mien­to de agua, ya que és­ta per­ma­ne­ce en la su­per­fi­cie de las ho­jas y den­tro de la plan­ta mis­ma. De es­te com­par­ti­mien­to vuel­ve a la at­mós­fe­ra la su­ma de la trans­pi­ra­ción efec­tua­da por las plan­tas, re­sul­ta­do de la cap­tu­ra de bió­xi­do de car­bo­no por los es­to­mas, y la eva­po­ra­ción en la su­per­fi­cie de las ho­jas o eva­po­trans­pi­ra­ción.
 
En­ton­ces, si uno quie­re co­lec­tar más agua, ¿no se­ría me­jor eli­mi­nar un com­par­ti­men­to, de­jan­do así que una ma­yor can­ti­dad de agua pa­sa­ra a los que si­guen en el sue­lo y el sub­sue­lo? Por ejem­plo, con­ver­tir un bos­que a un pas­ti­zal pa­ra ga­na­do po­dría, en efec­to, evi­tar que el agua re­te­ni­da en las ho­jas de los ár­bo­les a di­fe­ren­tes ni­ve­les pu­die­ra re­gre­sar a la at­mós­fe­ra. Sin em­bar­go, y co­mo sue­le ser el ca­so en eco­lo­gía, las co­sas no son tan sen­ci­llas. En un bos­que el sue­lo con­tie­ne una al­ta can­ti­dad de ma­te­ria or­gá­ni­ca, así co­mo una co­mu­ni­dad de or­ga­nis­mos que man­tie­ne una es­truc­tu­ra abier­ta al pa­so del agua. Por lo tan­to, el sue­lo de un bos­que tie­ne una ma­yor ca­pa­ci­dad de in­fil­tra­ción, que de­cre­ce al ta­lar los ár­bo­les y con­ver­tir el sue­lo en pas­ti­zal. Es­te sue­lo no per­mi­te una in­fil­tra­ción tan gran­de ha­cia ca­pas más pro­fun­das y por tan­to de­ja más agua su­je­ta al es­cu­rri­mien­to su­per­fi­cial, el cual de­pen­de­rá de la pen­dien­te del te­rre­no. En au­sen­cia de bos­ques el agua se mo­ve­rá ha­cia otros lu­ga­res an­tes de in­fil­trar­se, lle­ván­do­se con­si­go el sue­lo mis­mo. Es­to es un im­pac­to in­me­dia­to de la de­fo­res­ta­ción: inun­da­cio­nes y una ma­yor can­ti­dad de ma­te­ria or­gá­ni­ca flu­yen­do so­bre la su­per­fi­cie te­rres­tre, nor­mal­men­te en los ríos. Las áreas de­fo­res­ta­das pier­den su ca­pa­ci­dad de re­te­ner el agua de llu­via.
 
 
¿Cien­cia o fol­clor?
 
 
Re­vi­san­do más de cer­ca la li­te­ra­tu­ra so­bre la re­la­ción en­tre los bos­ques y el agua uno en­cuen­tra gran can­ti­dad de con­tra­dic­cio­nes e in­cer­ti­dum­bre. Por ejem­plo, una re­cien­te pu­bli­ca­ción del Ins­ti­tu­to in­ter­na­cio­nal pa­ra el ma­­ne­jo del agua eva­lúa has­ta qué gra­do nues­tro co­no­ci­mien­to so­bre la re­la­ción en­tre el agua y los bos­ques pue­de ser apli­ca­do y qué in­ves­ti­ga­cio­nes se­rían ne­ce­sa­rias pa­ra po­der pro­po­ner so­lu­cio­nes más cer­te­ras. Acer­ca de la creen­cia po­pu­lar de que los bos­ques ha­cen que llue­va más, exis­te una cla­ra de­pen­den­cia de es­ca­la: a es­ca­la con­ti­nen­tal los bos­ques pa­re­cen au­men­tar la can­ti­dad de va­por de agua en la at­mós­fe­ra, lo cual en efec­to con­tri­bu­ye a una ma­yor pre­ci­pi­ta­ción. Sin em­bar­go, a es­ca­las me­no­res esa mis­ma pér­di­da por eva­po­trans­pi­ra­ción co­bra ma­yor im­por­tan­cia que la pre­ci­pi­ta­ción, ya que el va­por de agua en las nu­bes no ne­ce­sa­ria­men­te re­gre­sa al mis­mo bos­que si­no que se des­pla­za ha­cia otras re­gio­nes.
 
In­clu­so el su­pues­to efec­to de los bos­ques so­bre la ma­yor re­car­ga de los acuí­fe­ros es cues­tio­na­da co­mo par­te del “fol­clor”. Los es­tu­dios más re­cien­tes de­mues­tran que un bos­que pier­de más agua por eva­po­trans­pi­ra­ción que la ve­ge­ta­ción más jo­ven y ba­ja, tan­to du­ran­te la es­ta­ción hú­me­da, por te­ner ma­yor su­per­fi­cie ex­pues­ta al ai­re, co­mo du­ran­te la es­ta­ción se­ca, por te­ner ma­yor ac­ce­so al agua del sue­lo. Sin em­bar­go exis­ten al­gu­nas ex­cep­cio­nes: los bos­ques de nie­bla, por ejem­plo, cap­tu­ran más agua de la que pier­den por eva­po­trans­pi­ra­ción. Los bos­ques muy an­ti­guos, de más de 200 años, tam­bién pa­re­cen per­der me­no­res can­ti­da­des de agua por eva­po­trans­pi­ra­ción que otros bos­ques de me­nor edad.
 
Pe­ro en­ton­ces, ¿se­ría me­jor ta­lar los bos­ques pa­ra po­der cap­tu­rar más agua de llu­via? La ver­dad es que no po­de­mos ofre­cer una so­lu­ción ge­ne­ral, apli­ca­ble a to­dos los ca­sos y a to­das las es­ca­las. Los de­más “mi­tos” acer­ca de la re­la­ción en­tre el agua y los bos­ques, cu­ya ve­ra­ci­dad es de­ba­ti­da por los cien­tí­fi­cos ac­tua­l­men­te, in­clu­yen el efec­to de mi­ti­ga­ción de los bos­ques so­bre las inun­da­cio­nes, la re­duc­ción de la ero­sión del sue­lo, el man­te­ni­mien­to de los flu­jos ba­sa­les du­ran­te la es­ta­ción se­ca, et­cé­te­ra. Las in­ves­ti­ga­cio­nes que se pro­po­nen pa­ra re­sol­ver es­tos de­ba­tes re­quie­ren años, in­clu­so dé­ca­das, pa­ra ter­mi­nar­se y pro­por­cio­nar re­sul­ta­dos que se­gu­ra­men­te se­rán apli­ca­bles só­lo en la es­ca­la y si­tua­ción par­ti­cu­lar ana­li­za­da en los ex­pe­ri­men­tos.
 
 
So­lu­cio­nes ur­gen­tes
 
 
El pro­ble­ma del agua y los bos­ques no es el úni­co pro­ble­ma am­bien­tal que en­fren­ta la hu­ma­ni­dad en es­te nue­vo si­glo. Mu­chos otros, co­mo la con­ta­mi­na­ción, la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad y la so­breex­plo­ta­ción de los re­cur­sos del mar re­quie­ren que se for­ta­lez­ca el “con­tra­to so­cial” de la cien­cia con la so­cie­dad pa­ra en­con­trar al­ter­na­ti­vas sus­ten­ta­bles de apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Sin em­bar­go, los pro­ble­mas am­bien­ta­les sue­len in­vo­lu­crar sis­te­mas com­ple­jos, con una va­rie­dad de ele­men­tos dis­tin­tos y ti­pos de in­te­rac­cio­nes, que pue­den cam­biar de­pen­dien­do de la es­ca­la es­pa­cial o tem­po­ral, co­mo es el ca­so que nos ocu­pa.
 
Al re­cu­rrir a la ase­so­ría de un cien­tí­fi­co, los lla­ma­dos “to­ma­do­res de de­ci­sio­nes” re­quie­ren que en una pá­gi­na se les re­su­man las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de tal o cual de­ci­sión de ma­ne­jo; por ejem­plo de­cla­rar un área co­mo re­ser­va, per­mi­tir la ex­trac­ción fo­res­tal o con­ver­tir un área de bos­que a pas­ti­zal pa­ra ga­na­do. Los ecó­lo­gos se en­fren­tan en­ton­ces al di­le­ma de pro­por­cio­nar so­lu­cio­nes a pro­ble­mas ur­gen­tes sin te­ner la su­fi­cien­te cer­ti­dum­bre acer­ca de la ge­ne­ra­li­dad de sus re­sul­ta­dos. La so­lu­ción pro­pues­ta por Sil­vio Fun­to­wicz y Jerry Ra­vetz es la lla­ma­da “cien­cia post­nor­mal.” En ella el cien­tí­fi­co acep­ta ex­plí­ci­ta­men­te las in­cer­ti­dum­bres in­he­ren­tes a sus re­sul­ta­dos al es­pe­ci­fi­car, por ejem­plo, la es­ca­la es­pa­cial o tem­po­ral en la cual son vá­li­dos o las par­ti­cu­la­ri­da­des del sis­te­ma en el que fue­ron en­con­trados.
 
Al mis­mo tiem­po, quien to­ma de­ci­sio­nes con­si­de­ra la in­cer­ti­dum­bre de los re­sul­ta­dos y su va­li­dez pa­ra una es­ca­la o sub­sis­te­ma da­do. De es­ta ma­ne­ra pue­de decidir la forma de ma­ne­jo ajus­tán­do­se a si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res, sin ex­tra­po­lar la in­for­ma­ción a to­das y ca­da una de las si­tua­cio­nes en las que se pre­sen­te un pro­ble­ma si­mi­lar. Por ejem­plo, la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal de ro­za, tum­ba y que­ma po­dría te­ner un efec­to so­bre la cap­tu­ra de agua en los bos­ques en un de­ter­mi­na­do es­ta­do de la re­pú­bli­ca. El se­cre­ta­rio de eco­lo­gía del mis­mo con­sul­ta a un cien­tí­fi­co pa­ra po­der to­mar una de­ci­sión. És­te le in­for­ma de sus re­sul­ta­dos, en los que ha ana­li­za­do el flu­jo hí­dri­co de las mil­pas ha­cia los acuí­fe­ros sub­te­rrá­neos, com­pro­ban­do que, en efec­to, las mil­pas au­men­tan la can­ti­dad de agua que flu­ye ha­cia los mis­mos. ¿Qué de­be ha­cer el se­ñor se­cre­ta­rio? ¿De­be pro­mo­ver las mil­pas pa­ra con­ser­var agua? Lo pri­me­ro que ten­dría que ha­cer se­ría in­da­gar so­bre la ge­ne­ra­li­dad de los re­sul­ta­dos del cien­tí­fi­co, es de­cir: ¿en qué es­ca­las se­rían vá­li­dos los re­sul­ta­dos? ¿Cuán­tas mil­pas po­drían se­guir ha­cién­do­se sin afec­tar los pa­tro­nes de llu­via en la zo­na y dis­mi­nuir la can­ti­dad de agua en el es­ta­do? En­ton­ces po­drá lle­var a ca­bo una de­ci­sión pru­den­te que to­me en cuen­ta tan­to los re­sul­ta­dos del cien­tí­fi­co co­mo el ries­go de ex­tra­po­lar la in­for­ma­ción a es­ca­las so­bre las que el cien­tí­fi­co no le pro­por­cio­nó nin­gún ele­men­to pa­ra de­ci­dir.
 
De es­ta ma­ne­ra, la eco­lo­gía pa­sa­ría de ser la cien­cia “du­ra” que a ve­ces pre­ten­de ser, a una ver­da­de­ra fuen­te de so­lu­cio­nes pa­ra los pro­ble­mas que en­fren­ta la hu­ma­ni­dad en la ac­tua­li­dad.
Re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas
 
Pos­tel, S. L., G. C. Daly y P. R. Ehr­lich. 1996. “Hu­man Ap­pro­pria­tion of Re­ne­wa­ble Fresh Wa­ter”, en Scien­ce, núm. 271, pp. 785-788.
Ro­se­grant, M. W., X. Cai y S. A. Cli­ne. 2002. World Wa­ter and Food to 2025: Dea­ling with Scar­city. In­terna­tio­nal Food Po­licy Re­search Ins­ti­tu­te, Was­hing­ton d.c.
pnuma. 2002. Pers­pec­ti­vas del me­dio am­bien­te mu­n­dial geo 3. Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te.
Mi­ller, D. H. 1977. Wa­ter at the Sur­fa­ce of the Earth. Aca­de­mic Press.
Cal­der, I. R. 1998. “Wa­ter-re­sour­ce and land-use is­sues”. swim Pa­per 3. In­ter­na­tio­nal Wa­ter Ma­na­ge­ment Ins­ti­tu­te, Co­lom­bo, Sri Lan­ka.
Lub­chen­co, J. 1998. “En­te­ring the Cen­tury of the En­vi­ron­ment: A New So­cial Con­tract for Scien­ce”, en Scien­ce, núm. 279, pp. 491-497.
Fun­to­wicz, S. O. y J. R. Ra­vetz. 1993. “Scien­ce for the post-nor­mal age”, en Fu­tu­res, vol. 25, núm. 7, pp. 739-755.
Gabriel Ramos Fernández
Pronatura Península de Yucatán A. C.
 _______________________________________________________________

como citar este artículo

Ramos Fernández, Gabriel. (2003). ¿Cuánta agua pasa por mi casa? Ciencias 72, octubre-diciembre, 14-17. [En línea]
  Regresar al índice artículo siguiente

de venta en copy
Número 136
número más reciente
 
136I

   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
Está aquí: Inicio revistas revista ciencias 72 ¿Cuánta agua pasa por mi casa?
Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Ciencias
Departamento de Física, cubículos 320 y 321.
Ciudad Universitaria. México, D.F., C.P. 04510.
Télefono y Fax: +52 (01 55) 56 22 4935, 56 22 5316


Trabajo realizado con el apoyo de:
Programa UNAM-DGAPA-PAPIME número PE103509 y
UNAM-DGAPA-PAPIME número PE106212
 ISSN:0187-6376

Indice-RM

Responsable del sitio
Laura González Guerrero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Asesor técnico:
e-marketingservices.com
facebooktwitteryoutube

cclCreative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons
Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 United States License